¡atención usuarios!

Estafa telefónica: se hacen pasar por el Ministerio de Desarrollo Social para entregar un bono

La empresa ESET advirtió que se está realizando en Argentina una estafa telefónica en la que se hacen pasar por abogados del Ministerio de Desarrollo Social para informar sobre la entrega de un supuesto bono. El objetivo es robar el acceso a la cuenta bancaria para robar dinero o solicitar préstamos inmediatos.
lunes, 10 de mayo de 2021 · 16:57

La empresa dedicada a la seguridad informática ESET, alerta que  en Argentina se está realizando una estafa en formato de Vishing, XX, que tiene como objetivo tomar el control de las cuentas bancarias de las víctimas.

Se trata de un llamado telefónico en el que se hacen pasar por abogados del Ministerio de Desarrollo Social para informar sobre la entrega de un supuesto bono como beneficio económico ante una posible segunda cuarentena en el país.

En un primer contacto, el hacker se comunica telefónicamente con la víctima y se presenta como representante letrado de un estudio de abogados afiliados al Ministerio de Desarrollo Social.

El motivo de la comunicación, según explican, es para informar acerca de la entrega de un beneficio monetario de $20.000 como emisión que reemplaza un bono entregado durante la primera cuarentena en el territorio, y que la víctima había sido seleccionada por su número de teléfono.

Según se menciona en la llamada, este bono está dirigido a personas con discapacidad, en situación de desempleo, aquellos que se encuentren debajo de la línea de pobreza, adultos de edad avanzada y otros grupos que podrían verse afectados económicamente por la crisis que podría producirse en unas semanas. Luego de este proceso de manipulación, el cual puede llegar a tomar un tiempo considerable, pero resulta clave en el esquema del engaño, el atacante adelanta de a poco el proceso que se debe realizar para que la víctima cobre este dinero.

El primer paso es comunicarle un código numérico y advertirle que habrá una segunda comunicación que será para instruirla con el resto de los pasos a seguir, también proveniente de una figura de autoridad gubernamental de índole financiera e impositivo.

Luego, el hacker ordena y dirige a la víctima hacia su sucursal bancaria más cercana. En caso de que la víctima acepte las instrucciones, deberá acceder a un cajero automático y aquí es donde termina el engaño: el atacante guía al individuo para que coloque este “código”, argumentando que es una verificación de identidad para recibir el bono, y configurarlo como la clave de acceso a su cuenta bancaria en línea. Esto le da control total de la cuenta al criminal, que en algún momento antes o después de este paso solicita a la víctima su usuario.

Valorar noticia

Comentarios